El Partido Humanista participó en las elecciones nacionales y concurrirá también en las locales, autonómicas y europeas

El Partido Humanista participó en las elecciones nacionales y concurrirá también en las locales, autonómicas y europeas

El Partido Humanista participó en España en la primera cita electoral de esta primavera 2019, las elecciones generales. En un mes, concurrirá a los comicios municipales, autonómicos y europeos. Gracias al trabajo voluntario el PH ha logrado sobrepasar los requisitos burocráticos y trabas legales que, entre otras cosas, impiden hablar de una democracia real. El partido agradece la firma de más de 10.000 personas que han permitido presentar la candidatura en Madrid, Canarias o Asturias. Asimismo valora el aval de 54 cargos electos que le permitirán concurrir a las europeas. Y agradece también cada voto.

El PH enfatiza en la necesidad de defender la capacidad de decisión de los vecinos y vecinas sobre los temas importantes que afectan a su vida cotidiana

Hay lugares como Madrid, donde los humanistas se han presentado en cada uno de los comicios celebrados desde la fundación del partido en el año 1984.  Las elecciones locales son referencia para el proyecto humanista, con fuerte arraigo social en los barrios y que enfatiza en la necesidad de defender la capacidad de decisión de los vecinos y vecinas sobre los temas importantes que afectan a su vida cotidiana.

Con el eslogan ‘Nada por encima del ser humano y ningún ser humano por debajo de otro’, se sintetizan unas propuestas políticas y sociales que la formación ha defendido históricamente y que están orientadas a producir un verdadero cambio desde la metodología de la no violencia.

Mientras los grandes medios de comunicación restringen el espacio a cuatro partidos y a formatos que priman el espectáculo sobre el contenido, la militancia humanista se abre a la gente y da impulso a una acción coherente que va más allá del 26 de mayo. Así, el Partido Humanista difundirá sus planteamientos para llegar a aquellos que se rebelan a la mentira del «voto útil» y de la “democracia formal” para apostar por sobrepasar los viejos modelos y abrir paso a lo nuevo.

Hoy, la única dirección coherente posible es revolucionar el mundo abriéndolo a las aspiraciones de la gran diversidad humana.

El Partido Humanista pone por delante la cuestión del trabajo frente al gran capital; la cuestión de la democracia real frente a la democracia formal; la cuestión de la descentralización, frente a la centralización; la cuestión de la antidiscriminación, frente a la discriminación; la cuestión de la libertad frente a la opresión; la cuestión del sentido de la vida, frente a la resignación, la complicidad y el absurdo.

Humanismo o antihumanismo. Será lo que la gente decida, no solo con el voto, también con nuestras acciones, proyectos y aspiraciones. Nada por encima del ser humano y ningún ser humano por debajo de otro.

Enviar comentario

Share This