En referencia a Cataluña

En referencia a Cataluña

Equipo Base de Barcelona Vivimos una crisis generalizada que afecta a todos los ámbitos de la vida humana. El proyecto de construir un mundo nuevo sin tomar en cuenta al ser humano, y el ejercicio de la violencia como método, han colocado a la humanidad al borde de una catástrofe. Los intereses egoístas y la política mediocre de grupos de mira estrecha, junto con la ignorancia a la que están sometidos amplios sectores de la población agravan y aumentan las proporciones de la crisis. La actual situación en Cataluña es generada por la cortedad de miras y la resistencia al proceso histórico que comienza a gestarse en esta civilización planetaria en donde la diversidad de posiciones, valoraciones y estilos de vida prevalecerá a pesar de las corrientes centralistas y uniformantes que intentan imponerse. “Hoy ya estamos viendo que la centralización va generando respuestas secesionistas porque no se respeta la verdadera entidad de pueblos y regiones que podrían converger perfectamente en una federación real de colectividades.” Internacionalismo, descentralización y diversidad Los humanistas somos internacionalistas, pero ¿quiere decir esto que en razón de nuestro ecumenismo descalificamos lo regional y lo puntual? ¿Cómo podría descalificarse a alguien porque ama a su pueblo, ama a su tierra, ama a sus costumbres, a su lengua, a su gente, a sus tradiciones? ¿Podríamos colgarles el simple epíteto de “nacionalista” para dejar luego de considerarlo? Porque amar las propias raíces es también ser generoso en la consideración del trabajo y el sufrimiento de las generaciones anteriores. Únicamente ese “nacionalismo” se distorsiona cuando la propia afirmación es en desmedro del reconocimiento de otras colectividades, de otros pueblos....