Humanizar la Ciencia

Humanizar la Ciencia

La ciencia al servicio de la paz y del desarrollo

El día 10 de Noviembre se ha celebrado el Día Mundial de la Ciencia al servicio de la Paz y el Desarrollo.

Sabemos que la ciencia es histórica y progresa en consonancia con el proceso social. Los conocimientos de una época son rectificados o contradecidos por otros, es por eso que no se puede hablar con rigor de una ciencia definitiva, como si estuviera asentada para siempre en sus principios y sus conclusiones absolutas o inmutables. Es más prudente entonces hablar del ” estado actual de las ciencias”.

La ciencia esta llamada a servir al ser humano, a su desarrollo, a la armonía entre él y la naturaleza. Lamentablemente en la actualidad y por ahora, una enorme cantidad de conocimientos se utilizan para destruir no para construir.

La aplicación de la ciencia deriva, se implica y se retroalimenta en la técnica. Es decir, en un conjunto de aplicaciones prácticas que proviene de aquella. Las altas tecnologías o tecnologías de punta (informática, robótica, inteligencia artificial, nanotecnología, biotecnología, aeroespacial, etc.), por regla general concentran enormes recursos humanos y económicos, en el complejo militar industrial asociado al gran capital financiero. Finanzas internacionales e industria para la guerra, son los peores enemigos estructurales de la paz y el desarrollo humano.

Al mismo tiempo las ciencias sociales son aprovechadas para manipular la conciencia social y la conducta de los conjuntos humanos, fortaleciendo el poder oligárquico y las instituciones burocráticas.

La cultura, educación, socialización de la personalidad y progreso social, dependen del nivel del desarrollo de la ciencia, de la orientación con la que es impulsada, sea en dirección humanista o antihumanista.

Las ideas de previsión y planificación del futuro influyen decididamente en los desarrollos tecnológicos del presente. Frente a un mismo medio material se puede optar por diferentes líneas de desarrollo y ahí toma relevancia la direccionalidad de los valores a la hora de la toma de decisiones.

Actualmente se ha vaciado a la ciencia de sentido convirtiéndola en tecnología para la miseria y la destrucción, debido al accionar del gran capital y las grandes corporaciones económicas. Estas actúan como aves de rapiña utilizando para el saqueo las violentas regulaciones jurídicas implementadas a través de las leyes de patentes y de propiedad intelectual. Terminan quedando en manos de unos pocos, conocimientos que se apoyan en acumulaciones milenarias del largo proceso de la evolución humana, y/o que provienen de los recursos que invierten los estados en I+D y que luego terminan siendo apropiadas por las empresas privadas con intereses centrados en el lucro.

Los humanistas no necesitamos abundar en argumentaciones cuando enfatizamos que hoy el mundo y gracias al desarrollo de la ciencia está en condiciones tecnológicas suficientes para solucionar en corto tiempo los problemas de vastas regiones en lo que hace a pleno empleo, alimentación, salubridad, vivienda y educación. Si esta posibilidad no se realiza no es por falta de buenos conocimientos, es sencillamente porque la especulación monstruosa del gran capital lo impide.

La ciencia en nuestra opinión debe con urgencia reorientarse con resolución y exclusivamente hacia la superación del dolor y el sufrimiento humano. El conocimiento no puede estar al servicio del egoísmo y la opresión. El conocimiento debe direccionarse hacia la superación de las necesidades del tener y alcanzar la satisfacción creciente de las necesidades del ser. El Buen Conocimiento que debe orientar a la ciencia la llevara necesariamente hacia la justicia, la paz y el desarrollo no violento de la sociedad.

La ciencia debe tener un lugar destacado en la agenda de prioridades de todas aquellas personas, instituciones y organizaciones que luchamos por la humanización de la tierra.

Para salir de la prehistoria humana en la que vivimos, la ciencia deberá estar al servicio del semejante, de la vida y del desarrollo en paz hacia la construcción de la Nación Humana Universal.

Equipo de Coordinación Internacional

Partido Humanista Internacional

Enviar comentario

Share This